Destino Finlandia

Toda la información para viajar a Finlandia

Logo_festival¿Te imaginas un festival de cine en un pueblo perdido en Laponia? ¿Y si además pudieras ver el sol a las tres de la madrugada como en Los amantes del círculo polar? Es posible si viajas a Södankylä poco antes de San Juan.

El Festival de cine de Sodänkylä es probablemente uno de los más exóticos del mundo. En un pequeño pueblo lapón de menos de 10.000 personas, ha contado con la visita de personajes ilustres del cine. Coppola, Emir Kusturica, Roger Corman, Kiarostami

Celebrado desde 1986, con películas las 24 horas y con luz de las 4 de la mañana a las 4 de la tarde, se trata de un evento único.

El encanto de un pueblo convertido en cine

Lejos del gamlour de otras citas similares, el Midnight Sun Film Festival es un festival distinto. Todos, visitantes, directores y organizadores, se mezclan en las pocas calles de Södankylä, que ve como durante poco menos de una semana el pueblo se llena de gente.

Carpa de cine

El lugar y sus alrededores son únicos. Ello, unido a las fechas en que se celebra, con el sol de medianoche como protagonista, lo convierten en una experiencia casi paranoica: ves películas a todas horas, te cruzas con gente que parece famosa -y lo es- , entras en bares donde se baila tango de madrugada…

Cuándo, dónde, por qué

El festival se celebra del 13 al 17 de junio de 2012. Puedes llegar en tren y autobús o bien volar a Rovaniemi y tomar luego el autobús. Otra forma es alquilar un coche. Södankylä se encuentra a 120 kilómetros del círculo polar ártico… El por qué, a continuación…

Milos Forman

Milos Forman, durante el festival de 2008

Una visita y mil anécdotas

Visité el festival en 2003. Después de una noche de viaje en tren, la llegada a Södankylä fue toda una experiencia. Tras un paseo de pocos minutos a “ver” el pueblo, me di cuenta que el pueblo era pequeño, muy pequeño. Delante, cuatro días y unas cuantas películas por ver.

Sol de medianoche

El amanecer llega a horas inquietantes en Laponia

Cruzarme con Emir Kusturica, dormir en el gimnasio de un colegio o conocer a una banda de rock finlandés fueron solo algunas de las aventuras. ¿Conclusión? Una experiencia más que recomendable.

 

Escribe tu comentario