Destino Finlandia

Toda la información para viajar a Finlandia

El país del silencio

ESCRITO POR Sergio Reseco 31 de July de 2012 COMENTAR

Hablar por hablar es el nombre de uno de los programas de radio más famosos en España. Se trata precisamente de hablar, por tener ganas de hacerlo o necesitarlo.

A diferencia de España, otros países mediterráneos o de las naciones latinoamericanas, Finlandia y los finlandeses son mucho más silenciosos. ¿Es realmente cierto? ¿Por qué es así? ¿Es bueno el silencio? Hora de hablar sobre ello.

silencio

Al llegar a Finlandia de un país del sur, una de las primeras cosas que más me chocaron personalmente fue la llegada a su aeropuerto.

Lugares de encuentros y despedidas, suelen ser lugares bulliciosos… almenos en el sur. En Finlandia, la llegada a Helsinki fue todo un shock de volumen. Se hablaba, menos que en España y, sobre todo, no se oyen tantos gritos.  No entraremos en el tema del alcohol, de momento.

Helsinki_tranvía

El tranvía, un ejemplo de transporte silencioso. En Helsinki.

Silencio: respetado, querido y en todos lados

Los finlandeses aman la tranquilidad. Un país de naturaleza salvaje y frío, de nieve y oscuridad. Por un motivo u otro, los finlandeses tienen en general un carácter tranquilo. Hay respeto por la individualidad, por el espacio personal y ello incluye al silencio.

Autobuses, lugares públicos… a diferencia de un autobús lleno de niños en españa: gritos y jolgorio, un autobús en Finlandia puede parecer prácticamente un autobús de adultos. Bueno o malo, a juzgar por cada uno, lo que está claro es que se respeta el derecho al silencio…

patos

Respetar el silencio del otro, un ejemplo en dos patos

Hoy en día es de lo más normal ver como cualquier individuo decide imponer sus gustos musicales escuchando música a todo trapo en el metro. Prácticamente inimaginable en Finlandia, donde incluso existen los vagones de tren silenciosos (como en Japón), en los que ni siquiera los avisos de siguiente estación son sonoros.

Derecho al silencio: ¿Poco valorado?

Es habitual oir hablar del derecho al espacio personal, al derecho a expresarse. Aunque sí se escucha a gente que se queja del ruido del vecino o de los ruidos de una obra, lo que está claro es que hay lugares donde el ruido es habitual y no se respeta el derecho al silencio.

pasear

El valor de la soledad, a veces olvidado

Como ejemplo, la contaminación acústica es un asunto del que hace pocos años que sentimos hablar y que se ha demostrado es un problema serio.

La otra cara: cuando el silencio es un problema

El lado más oscuro del silencio es el que se asocia a la incapacidad o a los problemas de comunicación. Se habla mucho del elevado número de suicidios y del carácter depresivo de los finlandeses. En parte, es cierto y, en parte, puede asociarse a problemas para comunicarse.

Cuando el silencio o las relaciones y la distancia entre las personas crece, el silencio es un síntoma de que puede haber un problema de salud, una incapacidad.

soledad

Soledad e incomunicación, a veces de la mano

Un asunto cultural puede ser el de las conversaciones de calle, las cuatro frases que puedes compartir con la pescatera o con un vecino. Es muy habitual vivir en un edificio durante años y no hablar nunca con los vecinos. Un tanto extremo.

Un ejemplo de silencio, el cine de Kaurismaki

Aki Kaurismaki, el director finlandés más afamado, empieza su pe lícula Juha con casi 15 minutos en los que los personajes no se dicen nada. Pasan cosas, existen las miradas, los silencios, pero no se traducen en palabras. Un buen ejemplo para ver qué es el silencio finlandés.

Bueno o malo, mejor o peor,  lo cierto es que el silencio es un bien que muchas veces olvidamos y que es todo un tesoro en muchos lugares. Si quieres comprobarlo, un paseo por Finlandia te puede hacerlo entender mejor.

silencio_lago

Calma, tranquilidad y silencio en un lago

Escribe tu comentario